columnistas

¿Alguien sabe si el oficial mayor del gobierno de Quintana Roo ya presentó su renuncia?

Desde el cristal con que miro

Miriam Chan

Poco le importó a José Adrián Díaz Villanueva “llevarse entre las patas” a la gobernadora de Quintana Roo, María Elena Hermelinda Lezama Espinosa, pues apenas la semana pasada este funcionario fue exhibido y acusado durante la conferencia matutina que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador por supuestos actos de corrupción en contra de dos empresarios, y resulta que, hasta el momento, las autoridades correspondientes han hecho oídos sordos a la instrucción que públicamente diera López Obrador a la” jefa de jefas”, para que se realicen las investigaciones correspondientes y, en su caso, sancionar a dicho burócrata de primer nivel.

La primera instancia para investigar actos de corrupción o soborno por parte de los funcionarios del gobierno del estado, es la Secretaría de la Contraloría, que preside Reyna Arceo Rosado; lamentablemente hasta ahora ésta dependencia no ha dicho ni pío al respecto, aunque es cierto que durante el fin de semana se registraron eventos de relevancia, como la inauguración del aeropuerto “Felipe Carrillo Puerto” de Tulum, y los reflectores fueron desviados, pero no se puede  olvidar que, públicamente, fue denunciado un presunto hecho de corrupción de uno de los integrantes del gabinete de Quintana Roo, y peor aún si cabe, representante de la cuarta transformación republicana, la cual se ufana de no realizar las mismas acciones de los gobiernos pasados.

Recordemos un poco de lo ocurrido el pasado 29 de noviembre durante la conferencia de prensa realizada en Palacio Nacional: ahí entre los diversos medios de comunicación que acuden a cubrir “La Mañanera”, una periodista denunció ante el presidente de México el supuesto acto de corrupción de José Adrián Díaz Villanueva, flamante Oficial Mayor de la Secretaría de Finanzas y Planeación del Gobierno de Quintana Roo, quien supuestamente tuvo la osadía de pedir un “moche” por la cantidad de 3.5 millones de pesos a la empresa BregerPublicidad  S.A de C.V. a cambio de acelerar el pago de 8 millones de pesos que corresponden a un adeudo por concepto de publicidad de la anterior administración, es decir la de Carlos Joaquín González.

Luego de escuchar a la periodista, el jefe del ejecutivo federal instruyó a la Mara Elena Hermelinda Espinosa a abrir una investigación ya que, según el presidente, esos actos de soborno y chantaje sólo se daban en el periodo neoliberal, sin embargo, estimado lector, como señalé al principio, hasta el momento a las autoridades locales poco les ha importado perjudicar el trabajo que ha venido desarrollando la “jefa de jefas”, quien por cierto hasta el momento ha logrado pagar dos mil quinientos millones de pesos, de los ocho mil millones de adeudo que le dejó Carlos Joaquín González.

Regresando al tema de las acusaciones, es sumamente importante que se realicen las investigaciones correspondientes para determinar si estas son o no reales; no hay que olvidar que la administración de Carlos Joaquín fue un gobierno de amiguismos, compadrazgos y prestanombres, e inclusive el “junior”, Carlos Joaquín Rejón, se dedicó a hacer jugosos negocios con sus amistades, de ahí pues la importancia de una verdadera indagación de los hechos de los que acusan al Oficial Mayor del actual gobierno de Mara Lezama. Mantenerse callados hace parecer que sí tienen mucho que ocultar y que faltan a los principios de la cuarta transformación republicana.

En tanto, estimado lector, mientras son peras o manzanas, no estaría mal que el oficial mayor se separe del cargo en tanto que la SECOES realiza la investigación correspondiente, para evitar suspicacias y rumores, de esos que dicen que estos “supuestos moches” servirán para financiar el proceso electoral en turno. No hay que olvidar que están en juego 11 presidencias municipales y 25 diputaciones estatales, de las cuales 15 serán electas por mayoría relativa y 10 designadas mediante representación proporcional. “Desde el cristal con el que miro”, queda la impresión fuerte de que la transgresión y los actos de corrupción deterioran la confiabilidad de los votantes.

Por cierto, por si usted no lo sabía el próximo 9 de diciembre es el día internacional contra la Corrupción.

Nos leemos la próxima.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba