columnistas

En riesgo el sector prioritario de Quintana Roo

“Desde el cristal con que miro”

Miriam Chan

No sólo es presumir que de enero a septiembre de 2023 han llegado 24.6 millones de turistas  al aeropuerto internacional de Cancún, también hay que cuidar la cereza del pastel, señores y señoras del gobierno, porque es sumamente vergonzoso que el primer espectáculo que observan los turistas al arribar a este importante destino, puerta del Caribe Mexicano, sean golpes, cachetadas, rasguños, patadas, empujones y un sinfín de palabras altisonantes entre integrantes de los sindicatos de transportistas, sin que ninguna autoridad competente actúe en consecuencia y frene la mafia que involucra a estos prestadores de servicios.

Pareciera que las autoridades estatales, municipales y el propio Congreso de Quintana Roo, están más ocupados en ver quiénes serán los próximos candidatos para el 2024 por las presidencias municipales, diputaciones federales y senadurías, que en cuidar al turismo, sector prioritario de la entidad; y es que de acuerdo con las cifras el aeropuerto internacional de Cancún recibe todos los días más de 2.2 millones de visitantes nacionales e internacionales; pudiéramos decir que somos un estado de lo más afortunados, sin embargo, permítame insistir que pareciera que a nadie le importa que estos individuos improvisen un ring en los accesos a las terminales aeroportuarias a la vista de todos los turistas y empresarios que arriban a Cancún.

Es claro que el Instituto de Movilidad de Quintana Roo (IMOVEQROO), que preside el flamante Rodrigo Alcázar Urrutia, solamente representa un gasto innecesario para el gobierno de Mara Lezama Espinosa, es más, me atrevo a decir que desde su creación en el sexenio de Carlos Joaquín González dicho organismo no ha dado resultado alguno, y lo peor es que son y seguirán siendo rehenes de los sindicatos de taxistas y transportistas turísticos de la entidad.

Aquí es donde nos preguntamos: ¿Dónde está la  Secretaria de Gobierno, Cristina Torres? ¿Dónde está la presidenta municipal de Benito Juárez, Ana Patricia Peralta? ¿Qué están haciendo para frenar esta situación tan lamentable y lacerante para Quintana Roo? ¿Es que acaso están esperando que ocurra una tragedia más grave, donde se vea involucrado algún turista extranjero? Y entonces sí, activarán todos los protocolos y “a tapar el pozo después del niño ahogado”.

La Ley de Movilidad en la entidad tiene como objeto garantizar la promoción, el respeto, la protección y la garantía del derecho humano a la movilidad; asimismo establecer las bases y directrices para planificar, regular y gestionar la movilidad de las personas, libre tránsito del transporte de bienes, garantizar el poder de elección que permita el efectivo desplazamiento de las personas en condiciones de seguridad, calidad, igualdad y sustentabilidad. Esto se lo explico porque además de que los transportistas se lían a golpes en el aeropuerto internacional de Cancún, de manera reiterada taxistas pertenecientes al sindicato Andrés Quintana Roo agreden a integrantes de las plataformas digitales como Uber, sin importar si llevan pasajeros y pese a que este servicio ya está regularizado sin que el IMOVEQROO actúe en consecuencia, en pocas palabras, se pasan la ley por el arco del triunfo.

Aunado a todo lo anterior, en Chetumal tampoco existe quien le ponga un alto y mucho menos sancione a los taxistas del Sindicato Único de Choferes y Automóviles de Alquiler (SUCHAA) del servicio radio taxi Premier, quienes anunciaron que a partir del 10 de octubre las tarifas fueron modificadas, sin que el secretario general de dicho sindicato, Julio Cesar Castilla Zapata, alias “Durazo”, pueda o quiera hacer algo al respecto y claro, mucho menos se espera del titular de IMOVEQROO, pues es evidente que ambos únicamente están de pantalla porque los taxistas y transportistas hacen y deshacen a sus anchas, ya sea en el sur o en el norte del estado, sin consecuencias porque las autoridades tanto municipales como estatales están más ocupadas en los procesos electorales.

El próximo lunes 16 de octubre, el flamante titular del Instituto de Movilidad, Rodrigo Alcázar Urrutia, acudirá a la XVII legislatura del Congreso del Estado para la glosa del informe del primer año de gestión de Mara Lezama; ojalá los diputados, en especial el diputado presidente de la comisión de movilidad, José María Chacón Chablé, cuestione las acciones que se realizan para sancionar a estos “muchachitos” que con su actuar laceran y ponen en riesgo el destino turístico más importante de México.

Esperemos que haya una verdadera transparencia y rendición de cuentas de este pseudo funcionario del IMOVEQROO, y que al menos, informe cuántos taxistas han sido sancionados o dados de baja por golpear a los conductores de Uber, que diga qué está haciendo con los transportistas que agarraron de ring el acceso de la terminal 3 del aeropuerto internacional de Cancún, y mejor aún, que frene el incremento arbitrario de las tarifas del servicio de transporte en la capital del estado.

Amable lector: en el Instituto de Movilidad hay mucha tela de donde cortar, y “desde el cristal con el que miro”, tanto los diputados de la XVII legislatura, como las autoridades estatales y municipales, son responsables de cuidar la imagen de Cancún y brindar protección y seguridad al turismo que nos visita.

Nos leemos la próxima.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba