columnistas

Lo que deja, entre líneas, la película Oppenheimer

Visión Intercultural

Francisco J. Rosado May
fjrmay@hotmail.com

La película fue muy bien recibida en casi todo el mundo. Una vez más, la dirección de C. Nolan fue extraordinaria junto con la actuación de Cillian Murphy como Robert Oppenheimer; todo el elenco estuvo a la altura.

El filme ha recibido excelentes revisiones, aunque es necesario hacer visible otros aspectos no mencionados.

Oppenheimer, nació en Nueva York, hijo de una familia que no tenía problemas económicos pero que supo distinguir y apoyar a un niño muy inteligente. Su padre fue empresario textil que emigró de Alemania a Estados Unidos, su madre era artista. Estudió Química en Harvard, pero también se interesó en Física Cuántica. Para avanzar sus conocimientos tuvo que irse a Europa, ya que en Estados Unidos había atraso en ese campo. En 1927 regresó a Harvard, pero en 1928 se integró al Instituto Tecnológico de California y posteriormente a la Universidad de California en Berkeley donde insistió en enseñar Física Cuántica y Teórica, ciencia que prácticamente no había en todo el país. La universidad tenía la suficiente flexibilidad para permitir que un destacado profesor pueda ofrecer cursos no contemplados en el plan de estudios vigente, algo que no es fácil de lograr en nuestro país.

Con sus investigaciones Oppenheimer destacó muy pronto, logrando demostrar que Einstein tenía razón, que los agujeros negros existen. También demostró una combinación rara: excelente científico con don de gentes que lo convertían en un líder natural.

La Física que Oppenheimer dominaba ya estaba siendo puesta en práctica por los alemanes para fines belicosos. El gobierno de Estados Unidos no tuvo otra opción más que entrar en esa carrera, la de lograr que mediante el bombardeo de neutrones al núcleo de un átomo pesado se produzca una reacción nuclear en cadena, es decir una bomba atómica. Oppenheimer fue contactado y ofrecido dirigir el proyecto Manhattan en Los Álamos, Nuevo México.

Los grandes y exitosos proyectos se dan en un país que reconoce el talento y confía en sus científicos, formados en universidades de alto nivel. Los participantes del proyecto Manhattan formaron parte de un proceso que, basado en ciencia, implicó crear un grupo de trabajo interdisciplinario, interinstitucional, con el liderazgo de un científico, no político, que entendía muy bien el objetivo del proyecto, cómo desarrollarlo y cómo articularlo con política. Tarea nada fácil. Los países que procuran espacios de alto nivel educativo, en todos los niveles y modelos educativos, lo potencializan y fomentan la práctica del trabajo en equipo, son los países que coincidentemente tienen mejor desarrollo social y económico en el planeta. Esto debe ser motivo de reflexión en nuestro entorno inmediato y nacional.

A pesar de sus logros científicos Oppenheimer no obtuvo el premio Nobel. Quizá la parte política y acusaciones de trabajar para el comunismo influyeron. No obstante, sin premio Nobel, el mundo reconoce en él a una persona que siempre defendió su derecho a ser libre pensador, sin tomar formalmente partido alguno en el espectro político y sin descuidar el alto nivel de sus aportaciones científicas. Siempre defendió causas como ciudadano, no político.

Sabemos el resultado del proyecto Manhattan y lo terrible que puede ser la ciencia y tecnología cuando no se desarrollan con fundamentos éticos. Aun así, argumentar que la falta de apoyo a la ciencia se debe a no poder controlar sus resultados, no tiene sentido; fomenta el subdesarrollo y amplía brechas sociales y económicas en un país.

La película ilustra muy bien muchos de los dilemas que tienen los proyectos de gran envergadura, especialmente las armamentistas, incluyendo la interferencia de ambiciones y politiquería. Aun cuando hay cientos de ojivas nucleares en el planeta, afortunadamente no ha habido uso de la bomba atómica después de 1945 en Japón, porque ha prevalecido la opinión y liderazgo de verdaderos estadistas mundiales. Pero el riesgo y peligros existen y debemos estar vigilantes especialmente en la medida que el planeta tenga escasez de esos estadistas.

Hoy persiste el peligro nuclear, pero se han sumado otros que incluyen graves y complejos problemas ambientales, alimentarios; conservación de la biodiversidad y del agua; erosión del suelo, de lenguas culturas y saberes, etc. Para atenderlos necesitamos colaboración interdisciplinaria, interinstitucional, internacional pero también necesitamos tener masa crítica de alto nivel y menos, mucho menos, politiquería.

¿Qué mejor forma, como país, de estar atentos y listos para crear alternativas a nuestros retos que invirtiendo en educación de alto nivel para fomentar el pensamiento crítico/analítico en su población, incluyendo la detección temprana y potencialización de niños genios independientemente de su situación socioeconómica?

Es cuanto.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba