columnistas

Por traidor, Chepe se queda solo y apestado en Bacalar

Ajuste de Cuentos


Ángel Solís

Luego de recorrer cuatro partidos políticos en los últimos dos años, haber tenido tres parejas sentimentales (de manera oficial) y ser dos veces presidente municipal de Bacalar postulado por el PRI, pese a contar tan sólo con estudios de secundaria, José Alfredo “Chepe” Contreras Méndez enfrenta el peor momento de su vida, producto de sus excesos y vicios. Y además de ser un apestado político, también tendrá que responder ante la justicia por las acusaciones por violentador de sus parejas y por la muerte de su esposa Rossina Castillo Rodríguez.

El pasado sábado el exalcalde Alexander Zetina Aguiluz, quien fue mentor e impulsor de su carrera política y que es “dueño” de la franquicia del Partido Verde en Bacalar, decidió quitarle el apoyo del partido del Tucán que en el pasado proceso electoral de 2021 estuvo a cargo de Javier Padilla Balam –actual secretario General de ese Ayuntamiento– para formar una alianza con su rival político: Juan Manuel Herrera, actual dirigente municipal del Partido del Trabajo (PT).

Este sería el último clavo que sepultaría las aspiraciones de reelección del Chepe, quien enfrenta graves acusaciones que van desde homicidio hasta violencia familiar contra dos de sus exparejas sentimentales, y por lo cual difícilmente algún partido con registro en el estado decida impulsarlo, ya que corren el riesgo que sea bajado de la contienda electoral para ser recluido en el Cereso de Chetumal por las denuncias que hay en su contra.

Y es que la denuncia interpuesta por Marco Antonio Castillo Tun por violencia familiar, homicidio culposo y/o lo que resulte en agravio de su hija Rossina Castillo Rodríguez, fue presentada el pasado 29 de junio y el nuevo Fiscal del Estado, el chiapaneco Raciel López Salazar, lo exoneró por decreto olvidando que la ley permite que se interponga un recurso de inconformidad ante un juez de control para revisar el caso.

Pero en otro flanco se suma una nueva acusación de quien fue su segunda pareja sentimental y que decidiera huir al norte del país por las amenazas de este político y empresario taquero.

“Chepe siempre fue violento, sobre todo cuando tomaba, ya que el es alcohólico; era de los que quedan tirados en las banquetas, por eso no puede tomar. Cuando vivía con él me ahorcó por un ataque de celos”, afirmó en una entrevista Yun Mei Hernández Quintana, quien fue su segunda pareja sentimental. Por estas agresiones y el intento de asesinato por parte del “Chepe” decidió irse a vivir al norte del país con su familia.

Antes de seguir pensando en continuar con su carrera política, con la reelección como presidente municipal de Bacalar como plan A, el Chepe Contreras requiere urgente atención psicológica o psiquiátrica, porque sus ataques de ira y agresiva forma de reaccionar ante las mujeres ya cobraron la vida de la joven Rossina Castillo Rodríguez, muerta en accidente carretero en plena recta final de la campaña electoral de 2021, con el “Chepe” Contreras al volante.

A todo esto se suman las denuncias presentas ante el IEQROO y TEQROO y otras instancias por la actual Síndica de Bacalar, Vanessa Piña Gutiérrez, por violencia política en razón de género desde agosto del año pasado, luego que por sus “pistolas”, el Chepe le retiró las facultades que la ley le confiere a esta mujer por el cargo que ocupa en el Ayuntamiento vecino de la capital.

Sumando a todo las declaraciones del presidente estatal del PRI, Pedro Flota Alcocer, quien describe a Chepe Contreras como un “chaquetero político” y “malagradecido”. Y el líder chetumaleño advierte que mientras él se encuentre en la dirigencia tricolor esta persona no será invitado a competir por un cargo de elección popular.

El Partido Verde le propinó el último empujón hacia al abismo al quitarle el manejo de la franquicia en ese municipio y pactando una alianza política con el Partido del Trabajo, donde desde ahora se pronostica que el exdiputado local Juan Manuel Herrera será el abanderado por Bacalar.

Triste final tiene el tortero convertido en político, porque sus vicios, amoríos y excesos terminaron sepultando su carrera. Por ello Morena o el partido que pretenda impulsarlo deberá pensarlo tres veces, porque la ley 3 de 3 contra la violencia terminaría bajando a su candidato en plena campaña.

Al Chepe el fantasma de su esposa Rossina lo perseguirá todo lo que resta de vida, por el homicidio culposo al ir al volante y manejar en forma irresponsable y alcoholizado, según insistentes versiones.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba