columnistas

Seducido por la política

“Es mi sueño ser gobernador”, así, a voz en cuello y sin tapujos, exclamó Roberto Palazuelos, quien esta vez parece que no se anda por las ramas.

En conferencia de prensa en la ciudad de Chetumal, piropo de por medio -“sé de la importancia de la capital”-, el actor y precandidato al Senado de la República por el partido Movimiento Social, presumió de que ha rebasado con creces las 10 mil firmas que le requirieron.

Palazuelos, es todo un caso.

Su evidente popularidad -don del que la mayoría de los políticos adolecen- hace que a la menor convocatoria haya gente a su alrededor.

Además, tiene verbo.

Sabe manejar la retórica y eso, en los tiempos actuales en los que los políticos noveles lo que menos saben es combinar el cerebro con la lengua, lo convierten en un verdadero gaarbanzo de a libra.

Sabe dónde meter la cuña. Su olfato le dice en que vericueto meterse y pepenar la frase  para luego soltarla y dar la nota.

Eso sí, la humildad no va con Palazuelos.

La modestia, para un personaje como el precandidato naranja al senado de la República, es un tema que le es ajeno.

Los reporteros nada más le abren tantito la puerta para que hable de sus logros y él irrumpe como tromba con ese amplio currículum de vida en el que, la verdad, lo que sea de cada quién, le ha ido de maravilla.

En síntesis, explica que en cuestiones económicas, está del otro lado. Que no se levanta pensando precisamente en cómo le hará para llevarse los frijoles a la olla.

“Hay pan en el lek”, dirían en la bendita zona maya, de donde, asegura, saldrá su compañera de fórmula quién le acompañará en la aventura política que ya toca a su puerta.

Recalca, como queriendo mandar un mensaje, que ella sí es indígena y habla la lengua maya.

Sabedor de los terrenos que pisa, con Mara, la gobernadora, marca su distancia y prudente, aclara que no se peleará con ella.

Bueno, Palazuelos está en pie de guerra (en algunos frentes de batalla ya les espantó el sueño a los estrategas), no anda jugando, toma las cosas muy en serio y dará mucho de qué hablar durante los próximos meses.

A fin de cuentas la fama y la polémica son sus fieles compañeras.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba